"Para los bancos, cuanto más secreto mejor"

 

 

 

Los bancos cierran sus puertas para hacer negocios. Magdalena Rua, investigadora y especialista en economía política, cuenta en su libro “Fuga de capitales IX. El rol de los bancos internacionales y el caso HSBC” (que contó con el apoyo y la financiación de Fundación SES, la Red de Justicia Fiscal y la Coalición por la Transparencia Financiera más la coordinación del especialista Jorge Gaggero), que la gran banca privada atiende por la puerta principal a los clientes ordinarios pero que, a su vez, las firmas utilizan el espacio menos transitado de sus edificios para atender a los peces gordos de la economía. El negocio más rentable para los bancos se halla, claro está, tras bambalinas y se denomina en el lenguaje técnico como private banking.

 

“A los clientes con ultra alto patrimonio neto (UHNWI, por sus siglas en inglés), que por lo general son clientes que superan los 25 millones de dólares invertidos, se les brinda un servicio más personalizado, con interposición de sociedades offshore y trusts, e instrumentos financieros más complejos”, detalla Rua, Maestranda en Economía Política, docente en la UBA, ex investigadora de CEFID-AR e investigadora en el CCC (Centro Cultural de la Investigación), en un pasaje significativo del reportaje.

 

-¿Por qué destacas en tu libro que los bancos basan centralmente su rentabilidad en el servicio denominado private banking? ¿Qué organismos del Estado deberían en la Argentina monitorear dichas operaciones?

 

-El private banking puede ser considerado una de las áreas más rentables de los bancos internacionales. Por un lado, debido al objeto del negocio, que es precisamente la riqueza offshore; en muchos casos, oculta y opaca, y de propiedad de personas de alto patrimonio, lo que da lugar a cuantiosas comisiones para quienes la administran. En segundo lugar, debido a la importancia de este segmento en los países en desarrollo; por ejemplo, The Boston Consulting Group estima que la riqueza financiera privada en América Latina alcanza los 5 billones de dólares, y que de ese volumen 1,2 billones de dólares son administrados en centros offshore.

 

En relación con la segunda parte, deberíamos primero preguntarnos si, actualmente, desde los distintos sectores del gobierno argentino se busca combatir estas prácticas. Un artículo publicado recientemente en el diario (argentino) El Cronista advierte que la Comisión Nacional de Valores (CNV) busca crear la figura de Agente Asesor Global de Inversiones (AAGI), la cual autorizaría a los asesores financieros a operar instrumentos financieros en el exterior. 

 

-¿Cómo analizas las medidas que viene instrumentando el gobierno de Cambiemos para permitir la llegada de flujos financieros a la plaza local? Por el contrario, ¿Un gobierno más restrictivo con la compra y venta de divisas no puede generar un clima hostil de negocios?

 

-A partir de la asunción de la alianza Cambiemos se fue desregulando hasta liberalizar completamente la compra de moneda extranjera por parte de personas físicas y empresas. Esa política produjo un vuelco tajante en materia de regulación cambiaria en línea con el paradigma adoptado a favor de la libertad del movimiento de capitales. Además, ese rumbo fue acompañado por un proceso de creciente endeudamiento externo.

 

El problema es que esos flujos financieros no se instalan en el sector productivo, sino que son especulativos e ingresan a la plaza local con el objetivo de insertarse en el circuito de valorización financiera de corto plazo. Lo que deja latente la posibilidad de una corrida ante elementos de desestabilización internos o externos, y engrosa de manera fenomenal los compromisos de deuda externa que va a tener que afrontar la Argentina en el mediano plazo.

 

-Muchos especialistas vienen señalando que la toma de deuda generada por el gobierno de Cambiemos está siendo utilizado para fugar capitales. ¿Podrías explicar qué implica dicha afirmación y que riesgos generan para las arcas públicas?

 

-En la gestión económica anterior la fuga de divisas fue financiada, principalmente, con el superávit de la balanza comercial y con reservas internacionales. Tras la asunción de Cambiemos la fuga de divisas se expandió debido a la apertura del mercado cambiario y, además, comenzó a ser sustentada en base a deuda externa ya que no existe en la actualidad otra fuente de ingreso de divisas capaz de satisfacer la acelerada demanda de moneda extranjera.

 

Entre diciembre de 2015 y abril de 2017, la fuga de divisas superó los 21 mil millones de dólares, sumando la adquisición de moneda extranjera por parte del sector privado y la remisión de utilidades y dividendos. Se puede decir, entonces, que estamos ante un circuito que facilita la moneda extranjera necesaria para la fuga de divisas mediante endeudamiento externo. El modelo, evidentemente, será insustentable en el mediano plazo si la economía no comienza a generar estas divisas de manera genuina.

 

-Otra cuestión, ¿La propuesta ecuatoriana de generar un Tax Body en la ONU puede contribuir a horadar la incidencia de las zonas offshore?

 

-Como se menciona en el libro, a raíz del proceso de globalización, los Estados Nación han perdido poder en materia de regulación tributaria y financiera en el plano internacional. En este contexto, es necesario desarrollar medidas globales que complementen las regulaciones nacionales y que sean implementadas por todas las naciones, especialmente por los centros financieros offshore más importantes.

 

La OCDE no sería el órgano más adecuado para ello puesto que representa los intereses de sus países miembros, que son principalmente los países centrales. Cuesta creer que los beneficiarios de las medidas que vayan a ser adoptadas en el ámbito de la OCDE sean los países en desarrollo, que son los primordiales perjudicados por la opacidad financiera y tributaria. Por su parte, la ONU representa un espacio mucho más representativo de la voluntad de las diversas naciones del mundo, ya que sus Estados miembros son los 193 países del mundo reconocidos internacionalmente como soberanos, y cada miembro posee un voto.

 

-¿Por qué razón pequeños países como Bermudas suelen ser elegidos como zonas offshore?

 

-En el libro se expone un cuadro con países que tienen altos PBI per cápita, escasa población y alto índice de secreto financiero. Bermudas, efectivamente, resulta poseer el PBI per cápita más alto de aquella selección.

 

Es interesante observar que los países que ocupan los primeros lugares del índice de secreto financiero y tienen pequeñas poblaciones y escaso desarrollo industrial -en comparación con países como Argentina y Brasil, por ejemplo-, tienen PBI per cápita muy superiores a los de estos últimos, lo que podría ser consecuencia del volumen de servicios offshore que se generan es estos países gracias a su opacidad financiera y fiscal.

 

Las zonas más elegidas por parte de la riqueza financiera offshore son las conocidas como “guaridas fiscales” o “jurisdicciones del secreto”, que cuentan con sistemas impositivos preferenciales, con nulas o bajas tasas impositivas para determinados sujetos o ingresos. Asimismo, cuentan con legislaciones societarias flexibles, con débiles requisitos de constitución y contables, y estructuras societarias opacas, y similares instrumentos que encubren la identidad de los titulares. Estos países, a la vez, suelen ser reacios al intercambio de información tributaria y financiera, y cuentan con rigurosas leyes de secreto bancario y fiscal.

 

Sin embargo, es un error pensar que estos países son solamente las guaridas fiscales  tradicionales, ya que los principales destinos de los activos globales offshore son los países centrales, Europa y Estados Unidos, y sus territorios de influencia.

 

-¿Por qué determinados bancos concentran la atención de clientes más selectos para evadir impuestos? 

 

-Porque saben administrar las fortunas de sujetos de alto patrimonio, por lo cual sus clientes son las personas ricas residentes en todos los países del mundo.

 

Todos los bancos internacionales -los bancos extranjeros más reconocidos en Argentina- brindan el servicio de “banca privada” y poseen distintas líneas de servicios, de acuerdo al nivel de patrimonio de sus clientes. A los clientes con ultra alto patrimonio neto (UHNWI, por sus siglas en inglés), que por lo general son clientes que superan los 25 millones de dólares invertidos, se les brinda un servicio más personalizado, con interposición de sociedades offshore y trusts, e instrumentos financieros más complejos.

 

-Por último, una reflexión sobre Panamá Papers. ¿Por qué en la filtración periodística surgen el nombre de millonarios o dirigentes de distintas partes del mundo salvo de los EE.UU.?

 

-Llama la atención que la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación sobre los Panamá Papers resalta, puntualmente, las figuras de políticos vinculados a partidos de izquierda o centro izquierda, o bien enfrentados a los Estados Unidos, como los presidentes de Rusia, Ucrania y Siria, entre otros, y que no se encontraron personalidades norteamericanas.

 

Por otra parte, algunos periodistas identifican a los “Panamá Papers” como una maniobra comunicacional, detrás de la cual se encuentran los 108 medios de comunicación que conforman ICIJ. Es decir, la investigación se enfoca principalmente en las guaridas fiscales tradicionales (como Panamá y Bahamas), beneficiando, en definitiva, a las jurisdicciones del secreto más importantes, ya que todos los flujos de fondos que se escapen de estas jurisdicciones por temor a ser descubiertos, se trasladarán a centros financieros más protegidos, como los Estados Unidos e Inglaterra.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

?Quién paga la crisis del Covid-19¿

June 3, 2020

1/8
Please reload

Entradas recientes

April 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Seguinos
  • Facebook Basic Square