"El plebiscito derrotó a gente como Lasso"


Ecuador elegirá en unos días a su próximo presidente. El ballotage enfrentará a dos candidatos de disímil perfil: el oficialista Lenin Moreno y al banquero Guillermo Lasso. Previamente, en la primera vuelta electoral, la ciudadanía de ese país ya se pronunció en una compulsa binaria de carácter histórico por tratarse de un referéndum sin antecedentes en la región. En dicha consulta sobre paraísos fiscales, donde el electorado podía trazar las fronteras legales en la relación de los funcionarios públicos con las zonas offshore, triunfó la posición del Sí; es decir, los ministros o diputados ecuatorianos no podrán, de ahora en más, eludir al fisco fugando sus activos hacia jurisdicciones donde reina la opacidad fiscal.


SES América Latina diálogo con Pedro Páez Pérez, funcionario ecuatoriano y vinculado desde hace años al gobierno de Rafael Correa en la agenda de la nueva arquitectura financiera, sobre cómo se lleva a la práctica en la mitad del mundo la primer victoria de la democracia directa sobre la evasión fiscal y la fuga de capitales.


-¿Cómo piensa el gobierno ecuatoriano instrumentar, a partir de qué políticas concretas, la victoria en el plebiscito sobre paraísos fiscales?


-Primera cuestión a remarcar: el resultado del referéndum es vinculante gracias a que así lo marca la Constitución sancionada durante el actual gobierno. No sucede como en Europa donde los plebiscitos ponen determinada referencia a una cuestión pública en discusión. En Ecuador se respeta la democracia directa. En términos concretos, la Asamblea Nacional tiene un año para sancionar una ley que regule la cuestión más general aprobada en la consulta. Mientras tanto, los funcionarios públicos que posean activos en guaridas fiscales ya saben qué hacer: o renuncian, o repatrian su patrimonio.


Pero, en términos menos coyunturales, el triunfo en el referéndum viene a culminar una batería de medidas gubernamentales que Alianza País (coalición gobernante) viene tomando para evitar la fuga de capitales y la evasión fiscal. Varios estamentos del Estado, como la Superintendencia que dirijo, el Servicio de Rentas Internas (la AFIP ecuatoriana), o la Superintendencia de Bancos realizamos periódicamente cruce de cuentas bancarias y monitoreamos información sensible de los funcionarios públicos para disminuir la elusión impositiva.


Sería ideal que el paso dado por nuestro país pueda replicarse en otros lugares de la región; de esa manera, generaríamos un escudo más importante contra la el traslado de activos hacia zonas offshore. Además, evitaríamos tratar el tema de la corrupción pública con un abordaje simplista y marketinero, tal como lo hacen la oposición ecuatoriana y las derechas latinoamericanas.


"Muchos medios de comunicación y ciertos líderes de la oposición intentaron confundir al electorado, llegaron a decir que la victoria del SÍ evitaría el envío de remesas desde el exterior"

-El oficialismo no pudo evitar el ballotage. Sin embargo, el SÍ alcanzó una victoria contundente. ¿Cómo explica los diferentes niveles de adhesión?


-Se trata de dos elecciones diferentes. Pero, es evidente que la ciudadanía ecuatoriana alcanzó niveles de consensos muy fuertes contra la evasión financiera y el modelo de negocios hegemónico en el capitalismo de hoy. Es importante aclarar que el triunfo en el plebiscito se obtuvo a pesar de la campaña de desinformación montada. Muchos medios de comunicación y ciertos líderes de la oposición intentaron confundir al electorado, llegaron a decir que la victoria del SÍ evitaría el envío de remesas desde el exterior. Esa es una pieza de inteligencia muy artera en un país donde el exilio económico forzó a muchos ciudadanos a vivir en el exterior.


Repito, mientras nuestra Asamblea Nacional estudia y debate la mejor manera de instrumentar lo explicitado en el referéndum, hay una primera sensación de optimismo a valorar. La gente, el pueblo, se ha pronunciado contra una práctica económica evasiva. Además, la posición de Ecuador en el plebiscito permite visibilizar un mecanismo concreto de corrupción: los canales de elusión financiera, muy emparentados con los jugadores económicos más concentrados.


De esa manera, creemos, podremos encarar la problemática del desfalco público poniendo el radar en todo el tablero económico y político. Los diarios económicos y los partidos conservadores en la región buscan destruir a la política con el tema de la corrupción, tal como sucedió en Brasil con la ofensiva mediática y judicial contra el lulismo. Podrá haber dirigentes políticos comprometidos en dichas cuestiones. Pero, nos parece justo y equitativo dilucidar los nombres y apellidos de todos los actores comprometidos en el desfalco financiero. Los bancos no pueden quedar impunes.


-La televisión ecuatoriana reveló que el candidato Guillermo Lasso tiene participación accionaria en 49 empresas radicadas en zonas offshore. ¿Cómo impactó la noticia en el segundo tramo de la campaña?


-La mayoría de los medios de comunicación locales han silenciado esa noticia. Sin embargo, el vínculo de Lasso con la evasión financiera dista de ser una novedad. Él fue un actor central en el diseño de lo que acá se conoció como el feriado bancario, esa gran crisis económica que terminó precipitando la diáspora ecuatoriana. Más allá de la actitud de los periódicos, mucha gente aún recuerda que Lasso fue el responsable en la pérdida de sus ahorros familiares.


Por eso, nuevamente, a partir de la mención de Lasso, me gustaría dimensionar el problema de la corrupción. Entiendo que la puesta en marcha de ciertas políticas públicas son estratégicas en pos de fortalecer a las arcas del Estado. En la Superintendencia, por ejemplo, pusimos en ejecución un manual de buenas prácticas comerciales para cumplimentar las compras públicas. Esos mecanismos, donde participan varios observatorios ciudadanos, no solo permiten mayores grados de transparencia, además impulsan una drástica reducción del gasto estatal. A nivel macro, la victoria en el referéndum también fortalece al Estado y evita las zonas grises de opacidad fiscal que suelen favorecer a dirigentes como Guillermo Lasso.

"A nivel macro, la victoria en el referéndum también fortalece al Estado y evita las zonas grises de opacidad fiscal que suelen favorecer a dirigentes como Guillermo Lasso"

-¿Cómo podrá Ecuador concretar su propuesta de generar en la ONU un cuerpo intergubernamental contra las zonas offshore? ¿Se pueden articular medidas vinculantes multilaterales a pesar del desinterés de los países más poderosos de avanzar en esa agenda?


-Considero que la propuesta de Ecuador es viable porque lo que ya no es, precisamente, viable es el actual esquema económico dominante que vincula globalización y desrregulación financiera. En ese sentido, los países del sur y las naciones emergentes deberían unificar caminos monetarios comunes, porque recordemos el peso y el monopolio total que posee el dólar en las prácticas de subfacturación y elusión fiscal. Cuando las multinacionales evaden lo hacen hablando el idioma del dólar.


Es decir, en este contexto, la única posibilidad de generar una política soberana en el manejo de la cosa pública puede concretarse si los Estados se dan herramientas contra la porosidad que imprimen las guaridas fiscales a nuestra economía. Por ese motivo, el esfuerzo diplomático que se está dando nuestro país en el G77, que tuvo sus antecedentes en propuestas similares que acercamos en su momento al G20, tienen un vértice político muy claro: la necesidad de recuperar el trazo grueso en el diseño de la política económica.


-Por último, en relación al vínculo naciente que se abre entre Trump y la región, ¿Cómo considera que la primacía del dólar anhelada por la nueva administración de la Casa Blanca afectará a las monedas regionales?


-Creo que esa pregunta, que implica conjeturar alrededor de un riesgo para nuestras economías, es oportuna para recordar que dicha posible vulnerabilidad no sería tal si, en su momento, la región hubiese avanzado a fondo con el Banco del Sur o el Fondo del Sur. Evidentemente, el ciclo progresista latinoamericano, si bien aprovechó la coyuntura favorable de las commodities para apuntalar ciertas políticas distributivas, no tuvo el ímpetu necesario en pos de avanzar en reformas estructurales. De esa manera, la región siguió quedando sujeta, desde una posición desfavorable, al esquema de la división internacional del trabajo, donde nuestro aporte a la cadena de valor agregado, fue y es, muy bajo.


Por otro lado, entiendo que la amenaza de Trump es una buena oportunidad para que la región debata cómo debe protegerse del proteccionismo norteamericano, y de otros proteccionismos, los europeos por caso. El presidente Correa advierte que, en el actual momento político, las fuerzas partidarias democráticas de la región deben hacer un enorme esfuerzo para construir en unidad la integración de nuestro continente.


Voy a hacer muy cuidadoso con las palabras que voy a elegir para resaltar lo que entiendo como una cuestión central de la etapa: ni siquiera las élites domésticas del Cono Sur, ya no digo el movimiento trabajador u otros sectores populares, tienen posibilidades de sobrevivir en el actual esquema globalizador sino anudan más fuerte su integración económica y comercial. Ese debe ser el norte para el sur: unirnos, recuperar soberanía económica y darnos políticas contra los paraísos fiscales.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

FUNDACIÓN SES | PROGRAMA DE INTEGRACIÓN REGIONAL Y FINANCIAMIENTO PARA EL DESARROLLO

Coordinador: adrianfalco@fundses.org.ar

San Martín 575 6 A | Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1004) | República Argentina 

+54 11 5368- 8370/8371/8372