“La Justicia Fiscal merece un lugar en la ONU”


A un día del cierre de la cumbre global “Todos juntos por la Justicia Fiscal” que se desarrolla desde el último martes en Varsovia, Fundación SES dialogó en la capital polaca con la coordinadora española del reconocido colectivo internacional Oxfam, uno de los principales impulsores de dicha convocatoria.

-¿Cómo y por qué nace la convocatoria “Todos juntos por la Justicia Fiscal”?

-La cumbre es parte de un programa más amplio (#TaxJusticeTogether, en twitter) que reúne a 24 organizaciones, principalmente de Europa pero también de otros continentes. El objetivo de la cita en Polonia es volver a reunirnos todos los actores sociales y políticos que venimos peleando por la Justicia Fiscal en nuestros ámbitos de acción. Es decir, nos movilizamos por un sistema tributario que implique redistribuir la riqueza, limitar las desigualdades extremas y garantizar buenos servicios sociales para todos los ciudadanos.

Para ello, nos enfocamos en lograr que las multinacionales paguen lo justo en materia de impuestos a nuestros Estados. La otra pata de la campaña pasa por exigir a los gobiernos un fuerte gasto público direccionado hacia los servicios como educación y salud, que son estratégicos para reducir la brecha social.

-Varsovia implica el segundo encuentro de la campaña. ¿Cómo evalúan desde Oxfam la cita y hacia qué objetivos debería dirigirse Tax Justice Together?

-La cumbre de Polonia tiene como meta hacer un balance de lo actuado. La idea es seguir peleando por las mismas metas en un nuevo tipo de foro global, con el fin de sumar más actores. El objetivo, entonces, fue evaluar qué hicimos bien y qué debemos mejorar. Con esas conclusiones y consensos nos trazaremos un nuevo plan de acción. Y, luego, tenemos un objetivo más intangible que es poder seguir reuniendo a las personas que trabajan por las mismas causas en sitios muy distintos, y en contextos muy diferentes.

Un elemento significativo de Polonia fue que ampliamos la lista de invitados más allá del campo de los activistas. A Varsovia llegaron periodistas interesados en la problemática fiscal (Tomas Lukin de Página 12 participó por Argentina) y con mucho conocimiento de casos que nos cruzan a todos como Panamá Papers o Lux Leaks. El diálogo entre las organizaciones y los cronistas especializados ha sido muy fructífero.

-En concreto, ¿Cuáles serían las próximas líneas de acción del movimiento global por la Justicia Fiscal?

-La idea es seguir trabajando sobre las redes de solidaridad y participación civil que ya hemos construido. Sin duda, un objetivo central será seguir trabajando para denunciar las implicancias negativas de los paraísos fiscales y, claro, conseguir que las multinacionales reconfiguren su carga y responsabilidad impositiva en los países donde despliegan generan valor y riqueza. Porque, en la actualidad, las grandes corporaciones pagan tasas en las naciones donde se constituyen administrativamente, que suelen ser territorios bastante permisivos desde lo fiscal.

Otro tema muy fuerte que apareció en las conversaciones es derechos de las mujeres y fiscalidad. Además, hay organizaciones que se centrarán en la segunda pata o segundo gran eje de la convocatoria, que pasa por exigir una recomposición del gasto público hacia causas comunes como el combate contra el cambio climático.

Claro, somos un movimiento global bastante heterogéneo que debe saber responder a una reconfiguración del tablero mundial bastante severa. Por eso, debemos pensar bien entre todos cómo responder a los desafíos de la nueva etapa. Pero, no sólo desde una posición defensiva. También debemos seguir acrecentando los pequeños éxitos que venimos logrando. La Unión Europea, por ejemplo, ha sido receptiva a ciertas medidas aconsejadas por nosotros para evitar la opacidad fiscal de las transnacionales.

-Por último, ¿Qué opina de la propuesta del gobierno ecuatoriano de generar en la ONU un espacio más amplio y democrático en pos de rediscutir el actual orden fiscal?

-Nosotros, desde Oxfam, también veníamos proponiendo lo que denominamos como Global Tax Body, es decir la necesidad de contar en Naciones Unidas con un nuevo tipo de organismo para discutir los temas que venimos refiriendo. Para el movimiento global del que somos parte ha sido muy importante el apoyo del gobierno ecuatoriano. Siempre es significativo que un Estado se haga eco de las demandas de la sociedad civil movilizada, más en aspectos tan sensibles como la Justicia Fiscal. En concreto, así como en Naciones Unidas existe una mesa representativa que vela en la lucha contra el cambio climático también debería haber un espacio de representación para rediscutir la fiscalidad internacional. Quizás, la ONU no sea el ámbito ideal para dar la discusión pero, seguramente, cuenta con una representación más equilibrada que otros espacios como la OCDE donde están sobrerrepresentados los países ricos y centrales.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

FUNDACIÓN SES | PROGRAMA DE INTEGRACIÓN REGIONAL Y FINANCIAMIENTO PARA EL DESARROLLO

Coordinador: adrianfalco@fundses.org.ar

San Martín 575 6 A | Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1004) | República Argentina 

+54 11 5368- 8370/8371/8372