“Trump promoverá aún más el libre comercio”



El dirigente brasileño Jocelio Drummond, representante en la región de la red sindical Internacional de Servicios Públicos (ISP), estuvo en Buenos Aires para presentar las propuestas de la coalición Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT, por sus siglas en inglés), en el marco de una jornada de debate organizada por la filial local del think tank alemán Fiedrich Ebert Stiftung,



El ICRICT es un espacio global integrado por diversas organizaciones de la sociedad civil, y en cuya comisión de notables se destaca la participación de personalidades como el ex Nobel Economía Joseph Stiglitz, que puja en el seno de la ONU por una profunda modificación del esquema tributario que pesa hoy día sobre las transnacionales.



Drummond explicó a Fundación SES porqué, desde la óptica del ICRICT, las transnacionales hoy no pagan lo justo a los Estados periféricos y, además, opinó sobre el recientemente electo gobierno norteamericano de Donald Trump. Una administración que, a su juicio, lejos de girar hacia una postura proteccionista, como marcan la mayoría de los analistas, profundizará los tratados de libre comercio hacia el resto del mundo con un criterio más asimétrico, incluso, que el defendido actualmente por Washington.


-¿Por qué la ICRICT sostiene que el actual modelo tributario internacional es un esquema perimido?


-Pensamos que un tema tan importante como la elusión fiscal, el no pago de impuestos por parte de las empresas transnacionales, no puede ser tratada nada más por club selecto de países, los más ricos y desarrollados. En ese sentido, entendemos que un tema gravitante no debe ser exclusivo del G20 y proponemos, entonces, que su debate se haga en Naciones Unidas.

Para nosotros la evasión fiscal no es un problema técnico, sino político. En ese sentido, llevamos a Naciones Unidas la propuesta de crear un cuerpo intergubernamental para lograr una profunda reforma fiscal internacional partiendo de un hecho fáctico muy concreto: el actual esquema tributario internacional tiene casi un siglo de vida. Entonces, nuestro Comité entiende que no hay un molde legal y tributario para gravar a los grandes jugadores económicos que nacieron y se desarrollaron fundamentalmente con el proceso de globalización.


-Usted pertenece a una red sindical global. ¿Por qué es importante para los trabajadores participar de éste tipo de iniciativas?


-Nosotros pertenecemos a un sindicato vinculado a los servicios públicos. Entendemos que para la población disfrute de servicios de calidad dependemos de una óptima recaudación tributaria por parte de nuestros Estados. Cuando las distintas confederaciones nacionales que conformamos la ISP comenzamos a ver de forma conjunta como las transnacionales no cumplían con sus compromisos públicos, entendimos que los trabajadores teníamos un problema común en la baja recaudación tributaria. Esa idea no es exclusiva de nosotros. Otras organizaciones de la sociedad civil, como OXFAM, Action Aid, Globall Alliance For Tax Justice, también comparten con nosotros el presupuesto de que un Estado débil en recursos no puede cumplir con sus obligaciones, ya sea la provisión de servicios públicos, el combate a la pobreza o la proyección de metas de desarrollo sostenible.


"Entendemos que para la población disfrute de servicios de calidad dependemos de una óptima recaudación tributaria por parte de nuestros Estados (...) un Estado débil en recursos no puede cumplir con sus obligaciones, ya sea la provisión de servicios públicos, el combate a la pobreza o la proyección de metas de desarrollo sostenible"


-Ustedes sostienen que las transnacionales deben tributar como un solo actor jurídico porque, de lo contrario, entienden que las corporaciones tienen más capacidad para eludir ganancias dividiendo la titularidad de sus activos. Pero, ¿Cómo se puede ejecutar el reparto de ese dinero en zonas económicas desintegradas en términos políticos?


-Siempre que se habla de repartir recursos hay un desafío político por delante. Pero, es muy importante que las grandes empresas tributen como una entidad única. ¿Por qué? Por ejemplo, cuando una firma compra hierros en Brasil, los asienta contablemente en Suiza para luego venderlos a China, es indudablemente una sola operación hecha por la misma entidad. Pero, en los papeles, esa corporación suele desdoblarse para tributar solamente en territorios de bajos gravámenes como son los territorios offshore, los llamados paraísos fiscales. Entonces, nuestra propuesta es que la transnacional tribute en cada territorio fiscal donde genere un lucro. Esa ganancia puede ser diversa según el tipo de operación, una cosa es el marketing del producto, otra la logística y otra muy distinta la generación de valor agregado pero, en todo caso, habrá que discriminar qué actividad hizo la corporación en cada territorio y cobrar a la firma lo que corresponda en cada lugar.


-¿Cómo observa a la región en términos políticos para recibir la propuesta de la ICRICT?


-No veo un gran consenso en los gobiernos latinoamericanos para tratar este tema. Algunas administraciones están muy alineadas con el gobierno de los Estados Unidos, que naturalmente no es muy propenso a ser más celoso tributariamente con sus propias multinacionales. Por el contrario, otros gobiernos en su momento, como la anterior administración argentina, fueron muy receptivos a nuestras propuestas. No hay unidad en los gobiernos. Pero, al revés, en la sociedad hay una gran confluencia para pelear por este tema. Por ejemplo, la alianza entre Latindadd (una red latinoamericana de la que SES es parte) y nuestra organización, la ISP, ha logrado que otros actores sociales intrarregionales de peso como la CSA (Confederación Sindical de Trabajadores de las América) se sumen recientemente de forma orgánica a nuestro camino.


"No veo un gran consenso en los gobiernos latinoamericanos para tratar este tema. Algunas administraciones están muy alineadas con el gobierno de los Estados Unidos, que naturalmente no es muy propenso a ser más celoso tributariamente con sus propias multinacionales"



-Quizás sea temprano para hacer un análisis rotundo pero, ¿Cómo entiende que el gobierno de Donald Trump incidirá en el actual esquema tributario global?


-Todavía es un escenario confuso porque una cosa es lo que el candidato pueda llegar a decir en campaña, y otra muy distinta lo que él pueda llegar a hacer en la Casa Blanca. Pero, por ejemplo, la opinión contraria de los republicanos contra el TPP (Acuerdo de Transpacífico de Cooperación Económica) es importante porque bloquea su implementación. Sin embargo, me gustaría aclarar que el programa del Partido Republicano sobre los tratados de libre comercio es mucho más lesivo para los trabajadores y los gobiernos periféricos que la actual visión desplegada por el oficialismo demócrata. Por ejemplo, los republicanos quieren extender el plazo de las patentes medicinales a un período mayor que el actualmente existente en las negociaciones internacionales. En ese sentido, Trump desplegará, seguramente, un lobby más fuerte para defender la posición de los grandes laboratorios. Claro, el voto estadounidense ha sido de castigo contra el proceso de globalización. Eso es un buen signo pero, lamentablemente, ese comportamiento social ha sido acaparado por un dirigente de derecha. Lamentablemente, los gobiernos populares han perdido protagonismo y espacio en los últimos años. Por eso, desde las organizaciones civiles y sociales, el deber pasa por aprovechar el malestar contra el proceso de concentración financiera para influir en la gestación de nuevos gobiernos a favor del cambio social. Repito, Trump ha generado, al tomar el voto castigo de la gente, mucha confusión en la opinión pública. Sin embargo, el vínculo del presidente republicano con las transnacionales no no es muy esperanzador para alcanzar las metas fijadas desde la ICRICT.

" El programa del Partido Republicano sobre los tratados de libre comercio es mucho más lesivo para los trabajadores y los gobiernos periféricos que la actual visión desplegada por el oficialismo demócrata (...)Trump ha generado, al tomar el voto castigo de la gente, mucha confusión en la opinión pública. Sin embargo, el vínculo del presidente republicano con las transnacionales no no es muy esperanzador"


-¿Por qué dice eso? ¿Usted entiende que el libre comercio favorece, en última instancia, a que haya mayores volúmenes de opacidad fiscal?


-Es muy simple, el libre comercio atenta contra el poder regulatorio de los Estados y le da más poder, precisamente, a las grandes empresas. Además, los tratados de libre comercio como el TPP crean tribunales privados para dirimir los conflictos entre los gobiernos y las corporaciones. Un mercado desregulado es más propenso a contaminar el medio ambiente y, por supuesto, aumenta la relación de fuerzas a favor de los grandes capitales frente a los Estados. Esa asimetría suele terminar en impunidad fiscal. Eso lo sabemos de sobra desde los movimientos sociales y por eso nos estamos movilizando.




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

FUNDACIÓN SES | PROGRAMA DE INTEGRACIÓN REGIONAL Y FINANCIAMIENTO PARA EL DESARROLLO

Coordinador: adrianfalco@fundses.org.ar

San Martín 575 6 A | Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1004) | República Argentina 

+54 11 5368- 8370/8371/8372