“Lagarde es el Papa Francisco del Fondo Monetario”

Oscar Ugarteche no maldice ni critica ciegamente al Fondo Monetario Internacional. Simplemente, lo estudia. Varios años atrás, este reconocido economista peruano, quien actualmente reside en México ya que trabaja para el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, pone la lupa en el FMI. Eligió como campo de investigación de su tesis doctoral a este organismo internacional de crédito que suele ser vilipendiado desde hace décadas en cientos de movilizaciones alrededor del planeta.

A mediados de este año, Ugarteche utilizó parte de su trabajo académico para publicar el libro “Historia crítica del FMI- El gendarme de las finanzas”. La referencia al control policíaco de la organización sobre las transacciones financieras sirve como buen punto de partida para contextualizar, en términos históricos y geoeconómicos, el vértice conceptual de la opacidad fiscal.

- Además de la consabida revisión del gasto público de un país, ¿El Fondo Monetario Internacional monitorea cuál es el volumen de elusión fiscal o lavado de activos en una nación?

-No. Durante las visitas de los técnicos del Fondo, programadas en el marco de lo estipulado en el artículo IV, lo que se revisa son las cuentas presentadas por el ministerio de Hacienda. En general, la subsecretaría de determinado ministerio económico presenta un estado de cuentas. Esos números son, finalmente, auditados por los funcionarios del Fondo. En concreto, el FMI evalúa aquello que le es presentado. Es imposible fiscalizar lo que se oculta o invisibiliza.

-Entonces, ¿El Fondo no pone la lupa sobre los flujos financieros ilícitos que se registran en los países socios?

-No, su misión pasa por monitorear los números “oficiales” asentados en Hacienda. Sus técnicos nunca van a revisar si, por decirlo de una manera comprensible, las transnacionales pagan lo justo. Su trabajo no pasa por ahí.

-¿La problemática de la opacidad fiscal está ganando lugar en la agenda de los organismos globales o, por el contrario, sigue ocupando una posición marginal en dichos ámbitos?

-El tema de la opacidad fiscal ha sido introducido por la OCDE. Ellos están preocupados, básicamente, por los problemas fiscales de Europa. Incluso, este año la OCDE impulsó una resolución para ser más severo con los países miembros que oculten información. Su idea es disminuir la alta evasión existente en el Viejo Continente, un hecho que ha quedado muy explícito tras la revelación de los LuxLeaks o los SwissLeaks. En definitiva, la OCDE pretende empezar a poner un poco de luz en las guaridas fiscales donde se esconden toneladas de dinero evasores del fisco.

La OCDE está intentando disminuir la alta evasión que se registra en Europa, un hecho que ha quedado muy explícito tras la revelación de los LuxLeaks o los SwissLeaks

-Los movimientos populares suelen hacer la siguiente afirmación: a mayor toma de deuda, mayor fuga de divisas; ¿Le parece una ecuación correcta o una postura consignista?

-Tomar deuda por parte de un holding siempre implica que los intereses de ese monto tomado se incorpora al estado de pérdidas y ganancias. Por lo tanto, si la casa matriz de una transnacional gira determinado monto de divisas a una filial, las utilidades de esa empresa determinada que tomó deuda comienzan a salir y computarse por pago de intereses, y no por utilidades. Entonces, ¿Qué sucede? Las transnacionales generan un círculo interno vicioso de toma de deuda más pago de intereses donde siempre, en definitiva, el actor que sale perdiendo es el fisco. Centralmente, porque las firmas que son parte de una corporación terminan adulterando el registro de ganancias en pos de poder ir cancelando deuda con la casa matriz.

-¿Por qué viene afirmando que se están agudizando las tensiones entre el Fondo Monetario Internacional y el Tesoro norteamericano?

-En principio, en los últimos años, dentro del Fondo existe una corriente de funcionarios muy crítica con el rol que viene cumpliendo el organismo. La propia Comisión de Evaluación Independiente del Fondo criticó lo hecho en Argentina durante la crisis del 2001. Ese informe del 2004 señala que el FMI no respetó sus propios criterios de flotación libre en política cambiaria cuando permitió a la Argentina fijar el corsé monetario de la convertibilidad. Ahora, el Tesoro tiene una posición mucho más ortodoxa en relación a la economía global. Además, al tener poder de veto en el Fondo, el Tesoro estadounidense ejerce una posición de poder muy fuerte dentro del organismo.

Eso se evidenció cuando (Christine) Lagarde le advirtió, recientemente, a la Comisión Europea sobre la severidad de las condiciones financieras impuestas a Grecia para poder cancelar el endeudamiento con la troika. La respuesta de la Comisión, en concordancia, con el Tesoro fue de rechazo absoluto al debate planteado por Lagarde. En todo caso, la discusión señalada no tiene un tinte económico sino político, se trata de diferentes visiones sobre cómo imponer una misma mirada del mundo. En el caso de Grecia, era evidente que ni el Tesoro norteamericano ni la troika europea iban a ser permisivos con el primer gobierno de izquierda en años dentro de la eurozona.

El Tesoro norteamericano posee una posición mucho más ortodoxa con respecto al Fondo Monetario en relación a su mirada sobre cómo funciona la economía global

-Entonces, ¿El Fondo, ahora, tiene un rostro humano?

-No (risas), pienso que el FMI está perdiendo lo que, en inglés, se denomina seniority; está cediendo, en definitiva, capacidad de liderazgo. Las reglas de las finanzas internacionales ya no las pone el Fondo, sino la Comisión Europea y el tesoro norteamericano. En todo caso, hay una intención de la dirección del Fondo de limpiar su imagen. Pero, ese objetivo choca de bruces con el proceso de toma de decisiones hegemonizado por los Estados Unidos. Por eso digo, medio en broma, que Lagarde viene a ser el Papa Francisco del Fondo Monetario, por la intención redencionista que subyace en ciertos posicionamientos suyos. Pero, la institución no va a cambiar por más pretensión que haya de darle un maquillaje humano al organismo. Igualmente, ese cambio de discurso es, por lo pronto, bienvenido.

-En relación a los paraísos fiscales, ¿Es una contracción que la expansión de la frontera offshore coincida con un balance de poder global marcado por una clara dirección neoliberal?

-No, porque la existencia de guaridas fiscales no se relacionan con la inversión extranjera directa. Los paraísos no recepcionan márgenes de ganancias obtenidos en una fase productiva. Las zonas offshore durante los últimos cuarenta años se han desarrollado gracias a la globalización financiera. Dos elementos vinculan a la globalización y los paraísos fiscales: la capacidad de reproducirse y vincularse las 24 horas del día y, además, la facultad de poder ocultar sus ganancias en zonas libres de impuestos. Un gobierno puede asumir una posición neoliberal o aperturista en pos de imantar inversiones. El capítulo offshore es otra cosa: son zonas que garantizan impunidad fiscal a determinados fondos o corporaciones.

La otra clave de los paraísos fiscales pasa por la seguridad que garantizan. Vamos a suponer que una firma es titular de un fondo de unos cien millones de dólares. Esa empresa, en caso de tener blanqueada en dólares su dinero, está sujeta al control de cambio que decida el gobierno de ese país. Por lo tanto, una devaluación, o un límite al giro de utilidades a la casa central, van a determinar una pérdida de divisas importante para ese grupo empresarial. Entonces, ¿Qué hace una empresa con su ganancia atesorada en la moneda nacional de equis país? ¿Se queda quieta empollando su dinero como una gallina temerosa a que una devaluación merme su capital o, directamente, fuga su plata en dólares a un territorio offshore? La respuesta saltó a la vista con los Panamá Papers.

En síntesis, creo que la principal razón de ser de las zonas offshore pasa por salvaguardar a los grandes capitales en un mundo donde, me permito discrepar, existen gobiernos abiertos al mercado, pero también hay naciones cerradas o semicerradas a la inversión externa. El mundo no es totalmente neoliberal. En todo caso, los paraísos vienen a salvaguardar a los capitales temerosos de ceder activos en dólares y de, por supuesto, cumplir sus obligaciones con el fisco. Y, fundamentalmente, los paraísos vienen a reforzar la etapa del capitalismo financiero internacional. Un ciclo que hoy es claramente hegemónico pero que no tiene tan larga vida. Digamos que, a partir de los años ochenta del siglo pasado, comenzó la primacía de un mercado dominado por los mercados, la no regulación del fisco y, finalmente, la expansión de las zonas off shore.

Yo soy un convencido de que el complejo financiero internacional es, finalmente, el núcleo del poder, de todos los poderes: el económico, el político y el judicial

-Por último, y ya que menciona el auge del capitalismo financiero, ¿Cómo observa al actual tablero político regional y el patrón económico mencionado? ¿Hay un maridaje total entre los nuevos gobiernos conservadores latinoamericanos y el declive de los controles fiscales?

-Mi lectura es que quién manda, en definitiva, siempre es el capitalismo financiero. Las corporaciones imponen gobiernos, los tumban, promueven golpes de Estado. Entonces, este capitalismo financiero internacional hoy tiene muy buena relación con los llamados capitales nacionales. Hasta hace poco tiempo existía cierta tensión entre las dos esferas. Hoy no. Y esa armonía tiene su vocería en la prensa financiera internacional. Desde esas plataformas mediáticas, el capital financiero premia o castiga a los diferentes gobiernos. Por caso, el Financial Times señaló con mucha vehemencia que Brasil debía seguir el ejemplo argentino tras el triunfo electoral de Macri. Ya vimos como termino esa historia, en un golpe de Estado. Entonces, yo soy un convencido de que el complejo financiero internacional es el núcleo del poder, de todos los poderes. Controlan la academia, controlan la política, controlan la prensa y, por supuesto, controlan a todas las facciones del capital.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

FUNDACIÓN SES | PROGRAMA DE INTEGRACIÓN REGIONAL Y FINANCIAMIENTO PARA EL DESARROLLO

Coordinador: adrianfalco@fundses.org.ar

San Martín 575 6 A | Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1004) | República Argentina 

+54 11 5368- 8370/8371/8372